Existe un tipo de asma que se desencadena al realizar un gran esfuerzo físico. La práctica deportiva frecuente podría provocar en estas personas fuertes ataques de asma.

El asma causado por el deporte recibe el nombre científico de broncoconstricción inducida por el ejercicio (BIE). Se trata de una enfermedad en la que se observa un estrechamiento de las vías respiratorias que conectan con los pulmones, ocasionado por la práctica de algún ejercicio físico o deporte extenuante para el paciente.

Esta enfermedad puede provocar falta de aliento, sibilancias (pitos), tos, dificultad para respirar, opresión o dolor en la zona del pecho y fatiga. Todo ello conlleva también un menor rendimiento deportivo.

Como con cualquier enfermedad, también existen factores de riesgo que hacen que determinadas personas sean más propensas a desarrollar asma tras hacer ejercicio físico. En concreto, alrededor del 90% de pacientes con otros tipos de asma pueden experimentar los síntomas de la BIE con mayor facilidad.

¿Pueden realizar ejercicio físico los pacientes de esta enfermedad?

Las personas que padezcan broncoconstricción inducida por el ejercicio deben consultar con su alergólogo para que este pueda indicar un tratamiento farmacológico adecuado. Además, el especialista podrá determinar qué tipo de ejercicios puede realizar cada paciente.

Normalmente, las personas con esta enfermedad sí pueden realizar algunas actividades físicas, siempre y cuando estén tomando el tratamiento indicado, pero deben de evitar situaciones de riesgo que puedan desencadenar un ataque de asma. Entre los consejos más habituales que se dan a estos pacientes encontramos:

  • Evitar realizar actividad física en lugares donde exista una alta contaminación.
  • Procurar hacer ejercicio en áreas donde el césped haya sido cortado recientemente, ya que podría favorecer el estrechamiento de las vías respiratorias.
  • Realizar un calentamiento previo antes de hacer deporte, así como finalizar el ejercicio de forma progresiva también es recomendable para los pacientes de BIE.
  • Mantener las vías respiratorias limpias de alérgenos para favorecer la respiración y reducir los síntomas asociados al asma causada por el deporte.

Para mantener una higiene adecuada de las vías respiratorias, recomendamos la irrigación nasal con RhinoDouche®, sobre todo durante las épocas en las que aumente la presencia en el aire de pólenes que pueden causar una crisis de asma, así como en épocas en las que el frío y la humedad favorezcan la presencia de ácaros y hongos.

RhinoDouche® es un dispositivo para realizar lavados nasales de forma cómoda y sencilla. Mediante el dispositivo RhinoDouche® se realiza la irrigación nasal de una forma eficaz y sin molestias, permitiendo que el líquido penetre en las fosas nasales y senos paranasales, arrastrando las secreciones y el exceso de mucosidad hacia el exterior. ¡Incorpora RhinoDouche® a tu higiene diaria, y vuelve a respirar!