Los niños que padecen asma deben tener una serie de atenciones y cuidados en las escuelas para que una crisis de asma grave no sea fatal.

El asma infantil es una de las causas de absentismo escolar más comunes en nuestro país, ya que sus síntomas pueden llegar a interferir en las actividades escolares de los niños. Para evitar estos problemas y reducir el absentismo, es necesario que los padres del alumno informen al personal docente sobre los problemas de salud de su hijo para que sepan cómo actuar ante una crisis asmática.

¿Qué factores pueden ocasionar una crisis asmática en los más pequeños?

Una crisis asmática puede aparecer en cualquier momento. Por ello, es importante que el personal docente del centro educativo esté al tanto de los problemas del niño y que se informen de qué pasos seguir a la hora de vivir un episodio como este, explicando si fuese preciso la forma de administración de la medicación del niño, que deberá llevar siempre consigo para prevenir o mitigar los ataques de asma.

Entre los factores que pueden desencadenarla, encontramos las reacciones alérgicas a algún alimento o al polen. El conocimiento de los alimentos y del tipo de polen a los que el niño es alérgico ayudará a mantener las precauciones necesarias para prevenir la aparición de síntomas propios de la alergia (como la rinitis alérgica) que pueden derivar en una crisis asmática.

El ejercicio físico intenso también puede ser el desencadenante de un ataque de asma en el pequeño, impidiendo que mantenga el ritmo de sus compañeros en una clase de educación física o en una excursión en la que vaya a andar largo tiempo.

Las esporas de los hongos, el moho y los ácaros del polvo son alérgenos que pueden desencadenar un episodio de asma en la escuela. Para evitarlo, se deberá mantener el aula del pequeño limpia y sin humedades, dos condiciones esenciales para reducir la presencia de estos alérgenos.

Por último, es importante mantener las vías respiratorias limpias de alérgenos para favorecer la respiración y reducir los síntomas asociados al asma. Por ello, recomendamos RhinoDouche® Junior para la higiene diaria de las fosas nasales de los niños, sobre todo durante las épocas en las que aumente la presencia en el aire de pólenes que pueden causar una crisis de asma, así como en épocas en las que el frío y la humedad hagan que los ácaros y los hongos se multipliquen.

RhinoDouche® Junior es un dispositivo para realizar lavados nasales de forma cómoda y sencilla especialmente diseñado para niños. Mediante el dispositivo RhinoDouche® Junior se realiza la irrigación nasal de una forma cómoda y sin molestias, permitiendo que el líquido penetre en las fosas nasales y senos paranasales, arrastrando las secreciones y el exceso de mucosidad hacia el exterior.

Consulta más información sobre sus características y dónde comprarlo en https://rhinodouche.es/rhinodouche-junior/