La rinitis es un trastorno que afecta a la mucosa nasal y que produce estornudos, picor, obstrucción,   secreciones nasales y, en ocasiones, falta de olfato. 

La rinitis alérgica es la forma más común de rinitis no infecciosa. La presencia reiterada de rinitis debe ser motivo de consulta con el especialista para su estudio, tratamiento y establecimiento de medidas de tipo preventivo que eviten la aparición de asma o sirvan para el tratamiento precoz del mismo.

Los síntomas se presentan generalmente durante dos o más días consecutivos y a lo largo de más de una hora la mayoría de los días.

Consejos para prevenir la rinitis:

La principal acción para prevenir la rinitis es evitar los alérgenos causantes de la reacción, En época de polinización, se aconseja evitar el polen. Las recomendaciones que dan desde el Servicio Madrileño de Salud son:

  • Evitar las horas del día donde las cantidades de polen son más altas, especialmente las horas de la mañana.
  • Descartar las salidas al campo y pasar cerca de parques y zonas verdes.
  • Cuando los árboles, las flores y el moho están floreciendo los especialistas recomiendan no realizar actividades al aire libre.
  • Mantener las ventanas cerradas de casa para evitar que entre el polen. La primera hora de la mañana es la mejor para ventilar.
  • Viajar en coche con las ventanillas cerradas y evitar utilizar la bicicleta y la moto.
  • Usar gafas de sol.
  • Limpiar los filtros de los aparatos de aire acondicionado de manera regular.
  • Evitar objetos que pueden almacenar polvo: cortinas y alfombras, sobre todo en los dormitorios.

Si el paciente tiene una mascota, debe aspirar la casa con frecuencia y evitar que el animal esté cerca de cortinas, alfombras y los dormitorios.

¿Cómo aliviar los síntomas?

La irrigación nasal, o lavado nasal, es un procedimiento milenario muy útil en estos casos pues mejora la obstrucción nasal.

Se trata de un tratamiento no farmacológico, a base de una mezcla de sales, que puede ser utilizado durante el embarazo y que, además, es de fácil aplicación.

La irrigación nasal consiste en la introducción de una solución salina por un orificio nasal, permitiendo al líquido hacer un recorrido completo por las fosas y senos paranasales hasta salir al exterior por el orificio contrario.