Diferentes estudios posicionan la irrigación nasal como terapia de primera línea frente a infecciones víricas, con capacidad para prevenir el contagio y mejorar los síntomas, agilizando así la resolución de la enfermedad.

Los virus son agentes causales de infecciones agudas en el tracto respiratorio superior e inferior, un grupo de enfermedades muy comunes en los adultos, y las más frecuentes en los niños. Entre ellas encontramos los resfriados, la gripe y la Covid-19. Esta última, recientemente descubierta, ha puesto de manifiesto la importancia de las estrategias centradas en la prevención y en terapias alternativas frente a infecciones víricas respiratorias.

Los virus respiratorios acceden al organismo principalmente a través del epitelio nasal. Cuando respiramos, los virus acceden al interior de las fosas nasales, quedando retenidos en la mucosa nasal. Esta mucosa recubre el epitelio nasal, la primera barrera frente a la entrada de microorganismos al sistema respiratorio. Además, participa en la respuesta inflamatoria debido a la infección vírica; se genera extravasación de líquidos y producción de moco, dando lugar a síntomas como inflamación, congestión y obstrucción nasal.

Las infecciones respiratorias se producen con mayor facilidad cuando no existe una limpieza eficaz de la cavidad nasal. Una higiene nasal insuficiente e incorrecta se traduce en la acumulación de partículas nocivas y patógenos, particularmente bacterias y virus, favoreciendo los procesos inflamatorios e infecciosos mediados por ellas.

En este sentido, los especialistas (alergólogos, otorrinos, neumólogos y pediatras) recurren con frecuencia a la irrigación nasal para la prevención y tratamiento de las infecciones respiratorias del tracto superior.

¿Qué beneficios tiene la irrigación nasal y cómo realizarla?

La irrigación nasal es un método de lavado nasal que está avalado por diferentes guías clínicas internacionales, como primera de línea de tratamiento de los síntomas debido a infecciones respiratorias. Los estudios existentes sobre la irrigación nasal concluyen que:

  • Reducen el tiempo de resolución de la enfermedad, así como la duración de los síntomas.
  • Reducen la obstrucción nasal.
  • Se observa una reducción en el consumo de medicación (antipiréticos, descongestionantes nasales, mucolíticos, antibióticos y corticoides) tras 9 semanas de uso de lavados nasales.
  • Mejora la calidad de vida de los pacientes al reducir las recurrencias y complicaciones de las enfermedades respiratorias crónicas.
  • Es un tratamiento seguro y efectivo frente a las infecciones mediadas por virus y bacterias, incluyendo el resfriado y la rinosinusitis aguda.

Entre los dispositivos de irrigación nasal que existen en el mercado, recomendamos la utilización de RhinoDouche® junto a SinuSal® para realizar los lavados nasales de forma cómoda y sencilla, utilizando un volumen de solución salina adaptada a la mucosa nasal que permite una limpieza eficaz del exceso de mucosidad y de las partículas acumuladas en ella. Gracias a ello conseguimos disminuir la obstrucción nasal y prevenir las infecciones respiratorias tanto agudas como recurrentes.

Este tratamiento no contiene fármacos y puede utilizarse siempre que se necesite. ¡No esperes más y disfruta de los beneficios de incorporar la irrigación nasal con RhinoDouche® a tu higiene diaria!