Irrigación nasal: el tratamiento para la rinitis

Congestión nasal, estornudos, picazón… Si estos síntomas te resultan familiares, podrías padecer rinitis.

Confundida frecuentemente con un resfriado común, la rinitis es una enfermedad alérgica que se manifiesta con estornudos, congestión y secreción nasal, y picazón. En ocasiones, va acompañada de rino-conjuntivitis.

Mientras que los resfriados se deben a un virus, esta afección es causada por la sensibilización a alérgenos inhalantes presentes en el ambiente. Es muy importante conocer qué tipo padecemos para establecer un correcto tratamiento para la rinitis:

  • La rinitis alérgica es una reacción alérgica desencadenada por la exposición a alérgenos como el polen, el moho y los animales.
  • La rinitis no alérgica no es una alergia y, por tanto, no es necesario evitar los alérgenos. Suele comenzar en la edad adulta y manifestarse durante todo el año. El humo, la polución y el cambio climático son algunas de las causas.

¿Cómo aliviar los síntomas?

La irrigación nasal, denominada también lavado nasal, es una solución muy eficaz en estos casos pues mejora la obstrucción nasal.

Se trata de un tratamiento no farmacológico que puede ser utilizado durante el embarazo y que, además, es de fácil aplicación.

La irrigación nasal consiste en la introducción de una solución salina por un orificio nasal, permitiendo al líquido hacer un recorrido completo por las fosas y senos paranasales hasta salir al exterior por el orificio contrario.

Desarrollado por Inmunotek, RhinoDouche es la mezcla de sales con Xilitol más segura y efectiva para tratar la rinitis.

Si padeces rinitis, reduce los síntomas con RhinoDouche.

Con RhinoDouche, vuelve a respirar.

2018-11-09T10:38:02+00:0018 septiembre 2017|0 Comentarios

Dejar un Comentario