¿Sufres sinusitis? El lavado nasal, también conocido como irrigación nasosinusal, ayuda a aliviar los molestos síntomas de la sinusitis, como la inflamación y la obstrucción nasal.

Septiembre ha llegado. Hemos vuelto de las vacaciones y con el final del verano llegan de nuevo los cambios de temperatura. Estamos en una época del año en la que suelen alternarse días de frío con los de calor, y días lluviosos con otros soleados. Tenemos que tomar precauciones, ya que la sinusitis es una enfermedad que puede proliferar con los cambios de temperatura.

La sinusitis consiste en la inflamación de los senos paranasales, unas cavidades huecas que se encuentran rodeando la nariz, las mejillas y los ojos. Normalmente, en los senos paranasales no habitan bacterias ni otros microorganismos, sin embargo, el paso del aire y moco los puede traer consigo. 

Cuando la mucosa que recubre los senos paranasales se inflama, estas aberturas pueden resultar bloqueadas por el exceso de moco, lo cual facilita el crecimiento bacteriano, dando lugar a la sinusitis.

¿Cómo tratar la sinusitis?

Dependiendo del tipo de sinusitis que se padezca, el tratamiento será diferente. En el caso de la sinusitis aguda, el especialista suele recetar analgésicos, corticoides intranasales o descongestionantes. Como medida adicional, el médico puede recomendar también antibióticos en pacientes con factores de riesgo de contraer una infección importante. En los casos de sinusitis crónicas, el tratamiento está basado principalmente en los corticoides intranasales, corticoides sistémicos y tandas cortas de antibióticos.

Junto a estos tratamientos se recomienda también el lavado nasal para reducir la inflamación y la obstrucción nasal, arrastrando la mucosidad al exterior y limpiando la cavidad nasosinusal. Es, por tanto, un tratamiento efectivo para mitigar los síntomas de la sinusitis, tanto aguda como crónica.

El lavado nasal consiste en la introducción de una solución salina por un orificio nasal, permitiendo al líquido hacer un recorrido completo por las fosas y senos paranasales hasta salir por el orificio contrario. Este lavado nasal debe de realizarse mediante una mezcla de sales especiales para irrigación nasosinusal que hidrate la cavidad nasal y que esté libre de conservantes y fármacos.

Por ello, para realizar los lavados nasales recomendamos RhinoDouche®, una mezcla de sales con Xilitol desarrollada por Inmunotek para el tratamiento coadyuvante de la rinitis alérgica, obstrucción nasal y la sinusitis. Es de fácil aplicación y puede ser utilizado con seguridad durante el embarazo.