Diversas patologías pueden provocar obstrucción nasal, una condición muy molesta que afecta a la calidad de nuestra respiración.

La obstrucción nasal se caracteriza por un bloqueo del paso del aire en nuestras fosas nasales. Esta afección daña la calidad de la respiración del paciente, ya que el aire que llega a los pulmones no se ha podido acondicionar a la temperatura y humedad adecuadas tras su paso por la nariz. La obstrucción nasal hace que respiremos por la boca, pudiendo aumentar el riesgo de padecer problemas otorrinolaringológicos, como faringitis, laringitis, disfonías y tos.

Existen diversas causas que pueden provocar obstrucción nasal. Una de ellas es que el paciente presente algún tipo de malformación nasal o craneofacial, como el tabique nasal desviado. Otra de las razones que pueden causar obstrucción nasal es que presente pólipos o tumores nasales. Sin embargo, las razones por las que la mayoría de la población ha padecido ocasionalmente obstrucción nasal es debido a afecciones como la rinitis o la sinusitis, o infecciones como resfriados, gripes, o, más recientemente, la causada por el coronavirus (COVID-19). Estas patologías se caracterizan por una abundante producción de secreciones nasofaríngeas que se acumulan en las fosas nasales y senos paranasales, causando una obstrucción nasal que impide que respiremos adecuadamente y que puede acompañarse de dolor de cabeza, pérdida de olfato u otros síntomas.

¿Cómo podemos aliviar la obstrucción nasal?

La obstrucción nasal es muy molesta, pero puede reducirse en gran medida mediante una adecuada limpieza nasal. Por ello, se recomienda realizar lavados nasales diariamente para eliminar el exceso de mucosidad.

El lavado nasal, denominado también irrigación nasal, es un procedimiento comprobado científicamente para el tratamiento coadyuvante de los síntomas propios de los resfriados, así como de la rinitis alérgica o la sinusitis. La irrigación nasal consiste en la introducción de una solución salina por un orificio nasal, permitiendo a la solución realizar un recorrido completo por las fosas y senos paranasales hasta salir por el orificio contrario.

Entre los dispositivos de irrigación nasal que existen en el mercado, recomendamos el sistema RhinoDouche® para realizar lavados nasales de forma segura. La utilización de este dispositivo con SinuSal®, una mezcla de sales con xilitol formulada específicamente para la mucosa nasal, permite obtener un líquido de irrigación que arrastra las secreciones y el exceso de mucosidad al exterior, aliviando la obstrucción nasal.

¿A qué esperas para añadir RhinoDouche® a tu rutina de higiene diaria? Úsalo y vuelve a respirar.