Las personas alérgicas no solamente manifiestan síntomas durante la primavera. El otoño es una época con gran incidencia de alergias a ácaros, hongos y a algunos pólenes. ¿Cómo podemos aliviar los síntomas asociados a esta condición?

La agudización de la sintomatología alérgica no sólo es propia de la primavera. En otoño, muchos pacientes sufren los efectos de la alergia a ácaros, hongos y algunos pólenes. Los cambios de temperatura, la humedad ambiental y la menor ventilación de los hogares y los lugares de trabajo favorecen la proliferación de hongos (moho) y ácaros del polvo.

Los síntomas derivados de la alergia a ácaros y a las esporas de los hongos comprenden, entre otros, el picor de nariz y ojos, la secreción nasal, los estornudos y el taponamiento nasal.

Al igual que ocurre durante la primavera, los lavados nasales en otoño son el tratamiento adyuvante de elección como solución al alivio de los síntomas de la rinitis alérgica. La irrigación nasal es efectiva para eliminar la mucosidad acumulada, mejorando la ventilación nasal.

Entre los dispositivos de irrigación nasal que existen en el mercado, recomendamos la utilización de RhinoDouche® junto a SinuSal®, una mezcla de sales con xilitol formulada de manera específica para preservar las propiedades de la mucosa nasal.

Este tipo de lavado nasal con alto volumen de irrigación permite de una forma cómoda, sencilla y segura la limpieza eficaz del exceso de mucosidad, ayudando a prevenir las infecciones respiratorias de las vías superiores. Es un tratamiento sin fármacos que puede utilizarse siempre que se necesite.

Este otoño no olvides realizar lavados nasales con RhinoDouche® para disminuir la obstrucción nasal y mejorar tu respiración ¡No esperes más y disfruta de los beneficios de incorporar la irrigación nasal con RhinoDouche® a tu higiene diaria!