Hay un tipo de conjuntivitis, la rinoconjuntivitis, que está relacionada con la rinitis, y afecta a pacientes alérgicos a algún tipo de polen, esporas de hongos, o pelos de mascota

La rinoconjuntivitis, se manifiesta cuando la conjuntiva (tejido que recubre los párpados y la esclerótica del ojo) se inflama debido a una reacción a un alérgeno concreto.

Tal y como señalan Antonio Valero y Jaime Sánchez, especialistas en Alergología del Hospital Clínico de Barcelona, en el Libro de las Enfermedades Alérgicas de la Fundación BBVA, editado con el aval de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, la conjuntivitis alérgica está vinculada en muchos casos con la rinitis, dando lugar a la rinoconjuntivitis alérgica.

Las manifestaciones de la rinoconjuntivitis son;  lagrimeo, picor, escozor ocular, congestión y enrojecimiento. Ésta suele producirse con mayor frecuencia ante alérgenos de exterior, como el polen y el moho. “En algunos estudios sobre alergia al polen, la conjuntivitis está asociada a la rinitis alérgica en el 75 por ciento de los casos”, señalan.

Los alérgenos que suelen causar rinoconjuntivitis son los mismos que puede causar la rinitis: el polen de ciertas plantas, los ácaros del polvo, la caspa de las mascotas, las esporas de hongos y otras sustancias alérgenas.

Al igual que ocurre con la rinitis, cuando el organismo (en el caso de la rinoconjuntivitis los ojos) están expuestos a ciertos agentes, el cuerpo libera  histamina. Esta sustancia hace que los vasos sanguíneos de la conjuntiva se inflamen, dando lugar a la rinoconjuntivitis.

Cómo aliviar los síntomas de la rinoconjuntivitis o conjuntivitis alérgica:

Se recomienda para aliviar la  rinoconjuntivitis lubricar los ojos (mediante lágrimas artificiales u otras medidas), así como aplicar compresas frías en los ojos. El tratamiento con antihistamínicos también puede resultar beneficioso según el paciente, aunque en este caso lo debe determinar y prescribir un especialista.

La irrigación nasosinusal, denominada también lavado nasal, es un procedimiento comprobado científicamente, para el tratamiento coadyuvante de los síntomas propios de la sinusitis y la rinitis, que puede aliviar los síntomas de la rinitis alérgica en los casos que esta produzca rinoconjuntivitis.