Durante la primavera se producen cambios ambientales que favorecen la proliferación de alergias y resfriados, siendo necesario mantener una adecuada limpieza nasal durante esta época del año.

La primavera es una estación caracterizada por la floración y polinización de muchas especies de plantas. El aumento en la concentración del polen generado por el olivo, las gramíneas o el plátano de sombra, entre otros, provoca la aparición de rinitis en las personas alérgicas al polen de estas plantas.

Además, en primavera, los cambios bruscos de temperatura y condiciones meteorológicas favorecen la aparición de resfriados provocados por virus. tanto, en esta época del año repuntan los resfriados y las rinitis alérgicas provocadas por partículas en suspensión en el ambiente.

Los síntomas más característicos que se presentan en ambas situaciones son: exceso de mucosidad, dolor de cabeza, garganta irritada, obstrucción nasal, estornudos y/o tos. Todos estos síntomas pueden dificultar la respiración e impedir que respiremos adecuadamente durante esta época del año.

¿Cómo podemos aliviar los síntomas del resfriado en primavera?

La abundante mucosidad y la obstrucción nasal son síntomas muy molestos que pueden reducirse con una adecuada limpieza nasal. Por ello se recomienda realizar lavados nasales diariamente para eliminar el exceso de mucosidad.

El lavado nasal, denominado también irrigación nasal, es un procedimiento comprobado científicamente para el tratamiento coadyuvante de los síntomas propios de los resfriados, así como de la rinitis alérgica. La irrigación nasal consiste en la introducción de una solución salina por un orificio nasal, permitiendo al líquido hacer un recorrido completo por las fosas y senos paranasales hasta salir por el orificio contrario.

Entre los dispositivos de irrigación nasal que existen en el mercado, recomendamos el sistema RhinoDouche® para realizar lavados nasales de forma segura. La utilización de este dispositivo con SinuSal®, una mezcla de sales con xilitol formulada específicamente para la mucosa nasal, permite obtener un líquido de irrigación que arrastra las secreciones y el exceso de mucosidad al exterior, aliviando la obstrucción nasal.

Comienza a usar RhinoDouche® y vuelve a respirar con normalidad.