Irrigación nasal2018-10-23T09:46:41+00:00

IRRIGACIÓN NASAL

La irrigación nasal o lavado nasal consiste en la introducción de una solución salina por un orificio nasal, permitiendo al líquido hacer un recorrido completo por las fosas y senos paranasales hasta salir al exterior por el orificio contrario. De esta forma, se consigue una limpieza por arrastre mecánica que permite eliminar de forma eficaz el exceso de mucosidad y secreciones, pus, costras e impurezas, mejorando la respiración al aliviar la obstrucción nasal e hidratando toda la zona.

¿Qué son los Lavados Nasales y por qué realizarlos?

Indicaciones

  • Rinitis, y sinusitis, incluyendo alergias e infecciones.

  • Congestión nasal y catarros.

  • Tos por goteo retronasal.

  • Cuidados postquirúrgicos tras cirugía endonasal.

  • Limpieza de los senos.

  • Previo al uso de fármacos de aplicación nasal.

Estudios clínicos

Existen numerosos estudios clínicos que evidencian que la irrigación nasal o lavados nasales diarios mejoran los síntomas y calidad de vida de las personas que sufren obstrucción nasal, sinusitis crónica, mucosidad excesiva y alergias nasales.

DESCARGAR PDF